IRRC No. 901

Precauciones contra los efectos de los ataques en zonas urbanas

Reading time 11 minutos de lectura
This Article is also available in

La conducción de las hostilidades en zonas urbanas de por sí es complicada, sobre todo en lo que respecta a la protección de las personas civiles. El derecho internacional humanitario impone límites tanto a los que atacan como a los que defienden. Si bien se ha escrito copiosamente sobre las obligaciones de los atacantes respecto de la protección de la población civil, se ha prestado mucha menos atención a las obligaciones de los que defienden. Estas obligaciones suelen denominarse "precauciones pasivas" o "precauciones contra los efectos de los ataques" y están consagradas en el artículo 58 del Protocolo adicional I a los Convenios de Ginebra de 1949. El artículo 58 exige a las partes, "hasta donde sea factible", alejar a las personas civiles y los bienes de carácter civil de la proximidad de los objetivos militares, evitar situar objetivos militares en el interior o en las proximidades de zonas densamente pobladas y tomar las precauciones necesarias para proteger a las personas civiles y los bienes de carácter civil de los peligros derivados de las operaciones militares. (en inglés)

Continuar la lectura de #IRRC No. 901

Más información sobre International Review of the Red Cross, War in cities, The Geneva Conventions and their Additional Protocols, IHL treaties