RICR No. 87

El desarrollo de las Sociedades Nacionales: un desafío permanente

Reading time 1 minutos de lectura
Descargar PDF

No nos hagamos ilusiones: el objetivo de un mundo de paz y de justicia, sin violencia ni miseria, está aún lejos de alcanzarse.Esta triste comprobación, a manera de preáinbulo, no tiene por objeto enfriar la buena voluntad, que es el motor de nuestro Movimiento, sino poner de relieve lo importante que es, en la acción humanitaria, aunar las energías, coordinar las fuerzas, tirar de la misma cuerda. Cada hombre, cada franco debe utilizarse lo mejor posible si se quiere progresar en la lucha desigual que hemos de librar en favor de las víctimas de la guerra, de las catástrofes y de la miseria. Las rivalidades en el ámbito de la asistencia humanitaria son más escandalosas que en cualquier otro; puesto que las necesidades siguen siendo enormes, hay lugar suficiente para todos. Pero también hay que tener en cuenta que la eficacia requiere una buena coordinación: cada uno tiene que encontrar su lugar.Nuestro Movimiento no está libre de la exigencia de definir su cometido, lo que se plantea incluso a dos niveles: ante el mundo por el Movimiento en su conjunto y, en el seno del Movimiento, por cada uno de sus componentes.

Continuar la lectura de #RICR No. 87

Más información sobre Yves Sandoz