IRRC No. 887

Entrevista a John G. Ruggie

Reading time 5 minutos de lectura
This Article is also available in

El comportamiento de las multinacionales, especialmente las que están activas en zonas de conflicto, atrae cada vez más la atención pública. Un número creciente de empresas acepta el compromiso de cumplir sus responsabilidades en materia de derechos humanos en contextos de fragilidad. En situaciones de conflicto armado, además de los derechos humanos, debe aplicarse el derecho internacional humanitario. Sin embargo, el sector empresarial, es relativamente menos consciente de esta rama del derecho. En junio de 2011, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas adoptó de forma unánime los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos, que establecen las medidas que las empresas y los Estados deberían tomar para reforzar el cumplimiento en materia de derechos humanos del sector empresarial en todo el mundo1. La International Review quería escuchar a la persona que lideró esa iniciativa, el profesor John G. Ruggie, y conocer su opinión sobre las buenas prácticas que están surgiendo entre los gobiernos y las empresas en la aplicación de estos Principios Rectores, sobre la importancia de los criterios de diligencia debida y los mecanismos de reclamación y sobre la función de las organizaciones regionales y la sociedad civil en la promoción de estos Principios. Politólogo de formación, el profesor Ruggie ha contribuido significativamente al estudio de las relaciones internacionales, centrándose en el impacto de la globalización económica y de otros tipos en el establecimiento de normas y la aparición de actores que establecen nuevas reglas a nivel mundial. Más allá de su actividad académica, el profesor Ruggie lleva mucho tiempo activo en el trabajo con políticas aplicadas. Entre 1997 y 2001, fue secretario general adjunto de la ONU para Planificación Estratégica y ayudó al secretario general a establecer y supervisar el Pacto Mundial de la ONU y a proponer los Objetivos de Desarrollo del Milenio y obtener el apoyo de la Asamblea General para ellos. En 2005, el profesor Ruggie fue nombrado representante especial del secretario general de la ONU para la cuestión de los derechos humanos y las empresas transnacionales y otras empresas. En seis años, y tras un amplio esfuerzo de investigación, consultas y trabajo con proyectos piloto, el profesor Ruggie elaboró los Principios Rectores de la ONU sobre las empresas y los derechos humanos. En la actualidad, preside dos empresas sin ánimo de lucro, el Instituto para los Derechos Humanos y la Empresa y Shift: Putting Principles into Practice (Cambio: Aplicar Principios en la Práctica), y se desempeña como asesor principal del departamento de responsabilidad social empresarial del estudio de abogados Foley Hoag LLP.

Continuar la lectura de #IRRC No. 887

Más información sobre Working with the corporate sector, IHL and human rights