RICR No. 122

El principio de los males superfluos — De la Declaratión de San Petersburgo de 1868 al Protocolo adicional I de 1977

Reading time 8 minutos de lectura
Descargar PDF

Con motivo del centenario de la Declaración de San Petersburgo, la Revista Internacional de la Cruz Roja dedicó a ese importante documento, que marca el inicio del derecho de la guerra convencional, un artículo en el que se estudiaba la relación entre la noción de objetivo legítimo de la guerra, tal y como se define en la Declaración, y los medios de hacer la guerra, cuya licitud se declaraba limitada por su conformidad con ese objetivo legítimo y por su necesidad. Desde entonces, el derecho de los conflictos armados internacionales se ha enriquecido con el Protocolo I adicional a los Convenios de Ginebra de 1949. Acerca de la cuestión esencial del preámbulo de la Declaración de 1868, a saber, la noción de males superfluos —que no recibió esta denomination hasta 1899, en el artículo 23(e) del Reglamento sobre las leyes y costumbres de la guerra terrestre, pero que, como mostraremos, se remonta al preámbulo de la Declaración— el Protocolo I desarrolló esta noción, ampliando, por una parte, su ámbito de aplicación a los métodos de guerra y sobre todo mediante la introductión, por otra, de una nueva norma de alcance considerable: la limitación de la definición de los objetivos militares que pueden lícitamente ser atacados.

Continuar la lectura de #RICR No. 122

Más información sobre Henri Meyrowitz